La Izquierdosa Derecha Mexicana

Tradicionalmente, ser de derecha significa estar a favor de la libertad económica (o de mercado), pero ser conservador en temas sociales. Ser de izquierda es lo opuesto: ser liberal en temas sociales (aborto, derechos humanos, etc.), pero estar a favor de mantener el control del estado sobre la economía. Esta clasificación es evidentemente muy limitada y obsoleta, y hace mucho que ha sido rebasada. Hay una buena cantidad de corrientes que mezclan en mayor o menor proporción los factores económicos y sociales. En Estados Unidos y otros países con una tradición liberal más sólida existen movimientos políticos (como el libertarianismo) que toma lo mejor de la derecha e izquierda tradicionales: libertad económica y libertad individual. El requisito para lograrlo es la reducción del poder del gobierno. Esta postura está enfocada tanto en la libertad como en la responsabilidad individual, y por tanto tiene dos implicaciones: la única función del estado es proteger los derechos y la libertad de las personas -y nunca atentar contra ellos-, y por tanto, no está ahí para suplir la responsabilidad de la gente: no es su trabajo mantener a nadie. Esto parte de dos premisas:

a) Sin obstáculos gubernamentales es mucho más fácil crear empleos y riqueza (tanto para las empresas como para las personas), y por tanto no existe la necesidad de combatir la pobreza, salvo en un número de casos muy limitados.

b) La llamada redistribución de la riqueza es inmoral: parte del supuesto de que la riqueza es una constante, y por tanto para que un pobre tenga más riqueza, esta se le debe de quitar al rico. En la práctica, este supuesto se traduce en el uso de la coerción para despojar a una cantidad de ciudadanos (no sólo los ricos: la clase media suele llevarse la peor parte) del producto de su trabajo, riqueza que es destinada al mantenimiento del gobierno y a su inmensa, costosa e improductiva burocracia. Irónicamente, el efecto es el contrario al deseado: este sistema es inherentemente defectuoso, e históricamente sólo ha creado más pobreza.

Los estados que han adoptado sistemas con un alto grado de libertad económica y personal son, históricamente, los más exitosos económica y socialmente: los casos Estados Unidos (desde su independencia hasta principios del siglo pasado) o Hong Kong prueban esta correlación libertad – prosperidad.

Pero existe un extremo opuesto: sistemas políticos en donde tanto la libertad individual como la económica están restringidas en un menor o mayor grado. Irónicamente, en esta categoría encontramos a una buena cantidad de sistemas políticos considerados históricamente como antagonistas: el stalinismo soviético y el nazismo germánico tienen más puntos en común que diferencias, de la misma forma que la derecha de G.W. Bush en Estados Unidos y el islamofascismo del Medio Oriente comparten un similar desprecio por la razón y las libertad.

Pues bien, ¿en qué parte del complejo mapa político se encuentra el presidente Calderón? Hagamos un pequeño experimento mental. Comencemos con leer la siguiente frase de Andrés Manuel López Obrador:

La única manera que tiene el Estado para combatir la pobreza es que todos los ciudadanos contribuyan al gasto público … Todos estamos obligados a hacer un enorme esfuerzo en la medida de nuestras capacidades y de nuestra condición social y económica, un esfuerzo para contribuir de manera equitativa a los gastos públicos y poder financiar así las obras que hacen falta, los pozos, los caminos, las obras que permitan mejorar la vida de la gente más pobre.

Típica retórica izquierdosa, el Peje se la pasa diciendo cosas así. Excepto por el hecho de que esas palabras no salieron de la boca del Peje. Si dijera que esa frase la dijo Felipe Calderón, ¿lo creería el lector? Pues es cierto, esas fueron las palabras de Calderón al presentar la nueva miscelánea fiscal. Una verdadera apología a la redistribución de la riqueza con el gobierno como agente, salida de la boca de un supuesto neoliberal. Esas son buenas noticias para los seguidores del tabasqueño: su sueño se cumplió, tenemos un populista redistribuidor de la riqueza en Los Pinos. El problema es que esas son malas noticias para el resto de los mexicanos: si el gobierno de Calderón adopta la filosofía del gasto público como solución a la pobreza y para lograr sus metas recurre a seguir exprimendo a los ciudadanos y las empresas, lo único que va a lograr es lo mismo que logran todos los gobiernos que pretenden luchar contra la pobreza: crear más pobres.

Tanto relajo con la crisis post-electoral para terminar descubriendo que el derechoso hijoesuyunquistamadre Calderón resultó siendo izquierdoso de clóset.

Hace unos días, en uno de los muchos anuncios del gobierno federal en la radio (ojo, que usen sus tiempos oficiales no quiere decir que nadie está pagando por su propaganda), la voz de un actor le decía a su interlocutora que el hecho de que tenga derechos viene de que vive en una democracia. Ese es uno de los grandes mitos que aún nos creemos en este país: nuestros derechos y libertades básicas provienen del hecho de ser humanos, no se los debemos a ningún gobierno o sistema político.

Cuando un gobierno afirma ser la fuente de nuestros derechos al mismo tiempo que nos pide hacer un sacrificio para ayudar a los más pobres, es señal de que estamos en problemas.

La Hipocresía del Gobierno del D.F.
Uno de los pretextos de Marcelo Ebrard para no actuar en contra de los manifestantes es el respeto a su libertad de expresión. El nuevo reglamento de tránsito (¿tránzito?) del DF, aparte de aumentar las oportunidades para recurrir a la corrupción, establece una multa de 20 días de salario mínimo a aquel que insulte o se burle de un policía. ¿Dónde quedó la preocupación por la libertad de expresión? ¿Y en qué sentido son diferentes los polis que están legalmente protegidos de ser insultados?

Una conveniente aclaración
En este blog utilizaré frecuentemente la palabra liberal. Desafortunadamente, esto puede resultar confuso, ya que liberal es una etiqueta que se puede aplicar a dos filosofías radicalmente distintas.

a) Liberal como en socialista o de izquierda. El significado que más frecuentemente se asocia con la palabra. Un liberal de este suele estare -en teoría- a favor de las libertades individuales, pero contradictoriamente cree que los problemas sociales y económicos sólo pueden ser resueltos por un gobierno grande y poseedor de amplios poderes.

b) Liberal como en liberalismo clasico. El significado original de la palabra, usada para distinguir la filosofía social en que los derechos de las personas son lo más importante en una sociedad y están por encima de cualquier cosa que el gobierno diga o haga. En pocas palabras, libertad individual y económica con un estado limitado.

Este último es, desde luego, el concepto de la palabra liberal que utilizaré en este blog. Es una bonita palabra, lástima que los colectivistas se la hayan apropiado.

Anuncios

2 comentarios en “La Izquierdosa Derecha Mexicana

  1. Hola Roland que bien que ya comenzaste con tu blg de cerdos colectivistas.

    saludos

  2. Excelente post.

    Saludos Roland

Los comentarios están cerrados.