Los forúnculos de Karl Marx

Lo que uno se encuentra en las noticias estos dias.

Sam Shuster, profesor de dermatología de la Universidad de East Anglia, publicó en el British Journal of Dermatology un interesante artículo. El doctor Shuster estudió los escritos y correspondencia de nada más y nada menos que Karl Marx, y llegó a la conclusión de que el pensador (?) muy probablemente padeció de una forma severa de acné conocida como hidradenitis supurativa. Esta condición afecta a los folículos con glándulas apocrinas, que a su vez se encuentran principalmente en las axilas, la ingle, el perineo y las nalgas. Esta condición puede afectar otras partes del cuerpo, y usualmente se vincula a dolores de articulaciones y ojos, los cuales Marx también padeció.

Esta condición puede llegar a impedir que una persona pueda trabajar, y también tiene un efecto negativo sobre su autoestima. Y el doctor Shuster cree que exactamente eso es lo que sucedió con Carlitos Marx:

Además de reducir su capacidad para trabajar, lo que contribuyó a su deprimente pobreza, la hidradenitis redujo considerablemente su autoestima. . . Esto explica su desprecio a si mismo y su aislamiento, reacciones reflejadas por el aislamiento que Marx desarrolló en sus escritos.

Un servidor casi siempre es escéptico respecto a este tipo de notas. Diagnosticar a una persona que murió hace muchos años en base a escritos no es precisamente una forma de diagnóstico muy exacta. Y no sería la primera vez que la biografía de una persona se utiliza para dar una interpretación exagerada a sus ideas (¿Qué sigue? ¿Heidegger tenía hemorroides?). Aunque la hipótesis del doctor Shuster tiene un poco de sentido: el marxismo es un sistema de creencias irracional, fundamentado en el odio de clases y en una concepción muy pobre de lo que representa un ser humano. Además, el mismo Marx pareciera darle la razón al doctor Shuster. En una carta a su colega Friedrich Engels, fechada en 1867, escribió:

La burguesía recordará mis carbúnculos hasta el día de su muerte.

(No es broma. Karl Marx escribió eso.)

Tal vez nunca lo sabremos, pero el marxismo y demás derivados ideológicos bien pudieron ser la respuesta de un viejo amargado y miserable lleno de forúnculos y pústulas al mundo que le rodeaba. Y nada explicaría mejor la naturaleza del marxismo que eso.

La nota completa, aqui.

Entregando el cuerpo: misoginia e izquierda

Hace unos meses iba un servidor viajando en el metro cuando se subió al vagón un peculiar grupo. Tres mocosos de unos 17 o 18 años, vestidos de negro de las botas a las boinas, con botones con la imagen del Ché y de la hoz y el martillo, y propaganda bajo el brazo: un aspecto intelectualoide bastante bien trabajado. Junto a ellos iba una muchacha que desentonaba completamente, aunque quizás sólo por el hecho de ser mujer.

No me sorprendió ver a adolescentes comunistas en pleno siglo XXI. Y tampoco me sorprendió como, unos minutos después, el cabecilla del grupo se dedicó a reprender de forma poco discreta a la pobre muchacha. Nunca me enteré el por qué del regaño, pero las frases poco cooperativa y traidora se mezclaron no pocas veces con las menos idiosincráticas puta y pendeja. Ah, y otra palabrita también fue muy utilizada por el rufián en cuestión: servil.

Me acordé de este episodio cuando ese ejemplo de decencia y sentido común que se llama Gerardo Fernández Noroña decribió como entregar el cuerpo al acto de dialogar con alguien que piensa diferente, terrible crimen cometido por Ruth Zavaleta, presidenta de la cámara de diputados e integrante del PRD.

Un sujeto insultando a una mujer por que hace algo en contra del dogma es una de las actitudes que esperamos de la ultraderecha conservadora, o de los regímenes islamofascistas. Pero la misoginia y el machismo siempre han estado presentes en la izquierda que se autoproclama liberal y progresista. La caida en desgracia política de Rosario Robles también fue a base de argumentos misóginos. Y también hay que recordar las críticas machistas en contra de Patricia Mercado antes de las elecciones del año pasado, por parte de perredistas que afirmaban era la obligación de la candidata de Alternativa Socialdemócrata abandonar su candidatura en favor del patriarca de Macuspana.

Para muchos pseudoliberales, el estar a favor de los derechos de las madres solteras o el derecho al aborto es por simple pertenencia al grupo, o por la creencia de que llevarle la contra a los odiados ultraderechistas los convierte automáticamente en buenas personas (la izquierda está plagada de falsos dilemas).

Pero al final del día, para un buen número de izquierdosos, las mujeres están ahí simplemente para ser utilizadas como estandarte o como votos. Como en todas las religiones. ¿Estoy implicando que la izquierda es una religión? Asi es. Pero ese tema se tocará en otra ocasión.

Haciendo la diferencia en internet

La gran mayoría de blogs y sitios sobre política están cargados hacia la izquierda. Pero no somos pocos quienes queremos hacer una diferencia y mostrarle a los demás que hay más allá del mundo en blanco y negro de la derecha-izquierda, y que la solución a los problemas de nuestro país no está en manos de los políticos, sino de los ciudadanos.

El compañero Cronos acaba de iniciar un nuevo proyecto, Expresión Liberal, para tratar de llevar estas ideas a más personas. Cualquiera que quiera participar es bienvenido.

Sobre el uso de la propaganda: buenas noticias desde Venezuela

Una de las principales razones por las que las doctrinas colectivistas han tenido éxito es que, al no tener buenos argumentos, siempre han recurrido a la propaganda. Y como consecuencia, siempre han tenido mejores propagandistas. En otras palabras, imágenes y slogans más efectivos.

Pero, ¿qué pasaría si enfrentamos la efectiva -pero vacía de ideas- propaganda de los izquierdosos, con una propaganda liberal, efectiva y que proponga buenas ideas?
Los de Bureaucrash lo han estado haciendo por algún tiempo. Y en Venezuela, un país en donde es peligroso disentir de la doctrina del primate en jefe, también hay quien lo está intentando:

Las demás imágenes aquí. Un saludo a la gente de la Organización por la Democracia Liberal en Venezuela. Les deseamos mucha suerte.

Por que siempre es sano burlarse de los tiranos…

Hace 40 años y algunos días, y gracias a sus pésimas habilidades como lider militar (y a uno que otro agente de la CIA), Ernesto el Ché Guevara se convirtió en fiambre.

El Ché era una persona violenta y dogmática que no dudaba de ejecutar inocentes si sospechaba que eran contrarrevolucionarios (es decir, si sospechaba que pensaban diferente a él). Burlarse de su memoria -y de sus fans- es una buena forma de recordarlo.


Educarse -y educar a los demás- sobre la verdad acerca de de este rockstar revolucionario es aún mejor.

Leyes estúpidas: el mal gusto no debe ser un crimen

¿Qué le pasa últimamente a nuestro gobierno que parece en una cruzada para limpiar todo lo que sea ofensivo y denigrante? El reglamento de tránsito del DF, la reforma electoral, el rasgamiento de vestiduras por un spot de televisión en el que se acusa a los legisladores de cobrar mucho . . . y ahora arman un escándalo por que una interprete de música popular de limitado talento se sacó unas fotografías en la que la bandera nacional es lo único que trae encima.

Planeaba postear la fotografía en cuestión. Pero si debe de llegar el dia en que deba poner imágenes de mujeres semidesnudas en mi blog, trataré de que sean de alguien que no parezca poodle en dos patas.

Una cosa es cierta: existe una ley que prohibe el mal uso de los símbolos patrios. Pero esa ley sufre de lo mismo que sufren todas nuestras leyes: ambigüedad y vaguedad. ¿No es mal uso de los símbolos patrios un diputado que se duerme, o que se pone una madriza con otro enfrente de la bandera del Palacio Legislativo? En Septiembre muchos microbuses en el D.F. traian colgando banderas bastante grandes que bien pudieron provocar un accidente. Técnicamente, eso es mal uso.

Y ni qué decir del ancianito tabasqueño que quería ser presidente y luego se volvió loco, presumiendo su banda presidencial mientras vocifera sus delirantes discursos.

Como ya he dicho antes, (y como voy a seguir diciéndolo por mucho tiempo hasta que a un número de personas bastante grande le entre en la cabeza), el problema es que no hemos entendido cual debe de ser el papel del gobierno en una sociedad libre. El gobierno sólo debe de existir para proteger los derechos -a la vida, a la libertad y a la propiedad- de cada individuo. Sin embargo, existen acciones que no perjudican los derechos de ninguna persona, pero son considerados por el estado como crímenes: asi es como los gobiernos convierten a ciudadanos inocentes y no violentos en criminales susceptibles de ser castigados (y multados).

Además está el hecho de que seguimos siendo un país que valora más los símbolos que la realidad. No nos importa que los empresarios prefieran invertir en la India en vez de nuestro país, ni que los gobiernos locales se dediquen a extorsionar a los ciudadanos con el pretexto de protegerlos. Pero si alguien ofende a la virgencita de Guadalupe o a las pinturas de Frida Kahlo, traidor malinchista es quizás el calificativo más benévolo que le dirigimos.

Y nuestras leyes son muestra de estas dos pequeñas taras ideológicas. Nuestra constitución deja el derecho a la propiedad de los ciudadanos a merced de los políticos, pero castiga el mal uso de los símbolos patrios. ¿Cómo puede una sociedad ser libre si es regida por una constitución asi?

Pero pensemos en lo práctico, en lo inmediato. La Secretaria de Gobernación ya empezó una investigación. La multa por hacer mal uso de los símbolos patrios no pasa de los 12,000 pesos. ¿Cuánto dinero de los contribuyentes será utilizado para investigar, hacer comparecer, procesar y cobrarle la multa a Paulina Rubio?

En este momento hay delincuentes violentos lastimando y asesinando a otras personas. Hay individuos cometiendo fraudes. Hay agentes del Ministerio Públicos cobrandole a víctimas de delitos para iniciar investigaciones. En pocas palabras, hay personas afectando deliberadamente -y con toda impunidad- los derechos de otras. ¿En verdad tienen tanta importancia unas fotografías de una encuerada envuelta en la bandera nacional?

El Problema con los Medios (y una útil sugerencia a los legisladores)

No me gusta TV Azteca. Sus noticiarios son amarillistas. Paty Chapoy es la encarnación del mal. Javier Alatorre y los demás presentadores tienen un estilo que va a las vísceras sin pasar por el cerebro. Considero que Ricardo Salinas Pliego tiene más de mafioso que de empresario. Me caen mal. Muy mal. Y el spot que produjeron contrastando la propaganda oficial sobre la reforma electoral con los enormes sueldos que ganan los legisladores -si bien dice una gran verdad- es simplista y visceral.

¿Pero saben que me cae peor? Que nuestros senadores se hagan las pobrecitas víctimas ante dicho spot. Que declaren que es un ataque en contra del Estado por parte de un medio concesionado y que escandalizados -como si lo que se dijo fuera una gran mentira-, se pongan a discutir cual es la mejor forma de externar su enorme indignación.

Pensar que si algo afecta los intereses de TV Azteca -o de los satanizados medios en general- automáticamente se convierte en algo bueno, es un mal razonamiento. El enemigo de mi enemigo no es necesariamente mi amigo. Independientemente de todo lo que se pueda criticar sobre los medios, lo que nuestros diputadetes y senadorcillos hicieron con su pregonada reforma electoral fue expropiar algo que le pertenece a un particular. En pocas palabras, un robo. Y el spot de TV Azteca no miente: los legisladorcetes se ganan una fortuna por no hacer nada, excepto ver por los intereses del cacique de la corriente del partido al que pertenecen.

Y por muy cuestionables que sean muchas cosas que hacen TV Azteca y los demás medios, el Estado no tiene ningún derecho a decirle a una televisora lo que puede transmitir o no, mientras no afecte los derechos de otros particulares.

Pero desafortunadamente si tienen el poder legal a hacerlo: los medios son concesionarios del espectro electromagnético (es decir, el aire por el que transmiten), y este le pertenece a algo o alguien que nuestra constitución define como la Nación, una abstracción ambigua que nadie puede definir y que por alguna razón está representada -exclusivamente- por nuestros legisladores, burócratas y demás fauna. Y como tales, si se ofenden lo suficiente, pueden retirarles esa concesión.

Igualito que en Venezuela. ¿Ya ven por qué no hay que celebrar que el gobierno tenga tanto poder?

A mi me ofenden y me indignan muchas cosas en los medios. Por ejemplo, ver en televisión a un telepredicador enriqueciéndose engañando a gente desesperada me causa bastante indignación. .. erm, mal ejemplo, eso si es ilegal y se llama fraude, aunque ningún indignado legislador parece estar enterado.

El punto es que si yo enciendo la televisión y veo algo que me indigna o me ofende puedo hacer algo que a los legisladores no se les ha ocurrido: le cambio de canal. O me pongo a leer un libro o a estudiar o a hacer cualquier otra cosa. Cuando algo o alguien nos ofende, no está afectando nuestros derechos a la vida, a la propiedad y a la libertad, por tanto no es el papel del estado meterse en ese tipo de cosas.

Asi que si algún legislador lee este blog (que lo dudo, no leen ni las leyes que aprueban), simplemente le diría: si no le gusta el spot, cambiénle de canal. O mejor aún, pongase a trabajar, que para eso se le paga.

Y si no le gusta mi sugerencia, puede usted metérsela por el culo. Para que se ofenda, por que este (se supone) es un país libre.