La ironía me mata

No estoy yo para contarlo, ni ustedes para saberlo (supongo que esa es la razón por la que uso un pseudónimo), pero parte de mis actividades diarias consiste en tratar via telefónica con los clientes de la empresa para la que trabajo. Clientes que están a miles de kilómetros de aquí. Ya saben, la globalización.

Sucede que el dia de ayer tuve una conversación con un personaje siniestro. Un sujeto que al principio hablaba de forma amable y tranquila, pero que tenía un pequeño problema: no era cliente de la compañía. Y si lo era, no tenía nada de información útil a la mano. Y si la tenía, no estaba haciendo un esfuerzo por hacerse entender. Asi que era imposible ayudarlo. Cuando le señalé ese pequeño inconveniente lo único que hizo fue darme su nombre y el de su compañía, ***** Ministries. Nótese que ministries es el nombre que usualmente llevan las organizaciones religiosas de tipo evangélico/pentecostal en Estados Unidos. Lo primero que me llamó la atención es el descaro con el que el sujeto utilizaba la palabra compañía refiriéndose a su iglesia. Eso hasta que me di cuenta de algo más sorprendente.

Estaba hablando por teléfono con un televangelista de los de verdad. No de los peces grandes, como Falwell, Popoff o uno de esa calaña. Pero este tiene un programa de cable semanal y da conferencias, asi que de algo debe de contar, ¿no?

Después tuve que esperar en la línea como cinco minutos mientras el señor televangelista ordenaba sus ideas. Cinco minutos de citas de la Biblia grabadas y de la música religiosa más rara que he escuchado en mi vida. Cuando el sujeto volvió había perdido la amabilidad, y pasé los siguientes minutos escuchando la perorata más incoherente y graciosa que le he escuchado a un hombre de Dios en mucho tiempo. Llegó un punto en que le llamó imbécil a un compañero de trabajo. A mi me describió como relativamente inteligente.

Mi naturaleza curiosa me hizo, apenas llegar a mi casa, googlear el nombre del predicador en cuestión. No diré nombres, pero en su sitio de internet describe de esta forma las creencias de su, erm, compañía:

Mantenemos una estricta y literal interpretación de la Biblia, la salvación con Cristo como único medio, el pronto Rapto de todos los creyentes antes de la Tribulación y el establecimiento del reino de mil años en la Tierra.

Dicho de otra forma, un sujeto que cree que un dia de estos todos los buenos creyentes se van a ir volando al cielo y todos los malos pecadores nos quedaremos aqui a sufrir las travesuras del Anticristo sólo por que la Biblia lo dice, me calificó de relativamente inteligente.

La ironía me mata.

Anuncios

3 comentarios en “La ironía me mata

  1. Jejeje, creo que en tu lugar, ¡a mi me habríuan corrido ipso facto!

    Porque realmente no tengo paciencia con algunos mamíferos que solo se distinguen de los orangutanes en que saben como desfalcar al prójimo.

    Saludos

  2. Esa, que a nosotros nos parece aberrante, es la cosmovisión de la mayoría, y cuando la cuestionas en público se te acusa de estar empleando la lógica para entender conceptos que no la requieren.

    Un Abrazo.

  3. Ahhh!! esa ironía nunca falta.

    “Misterios de la vida” xDDDDDD jejeje.Just kidding.

    Saludox.

Los comentarios están cerrados.