Ofender es tu Derecho/Nuestra democracia NO crece

Lo he dicho un par de veces en este blog: las ofensas sólo ofenden, no dañan. Decir algo ofensivo acerca de alguna persona podrá ser de mal gusto, podrá ser cruel. Pero no tiene ningún efecto tangible sobre la vida, la libertad o la propiedad del sujeto ofendido.  Hace unas semanas una campaña publicitaria de Burger King en España y el Reino Unido recibió una respuesta completamente desproporcionada de parte del gobierno de nuestro país (ni que decir de muchos ciudadanos). Guardadas las proporciones, no pude evitar recordar a los militantes islamistas que hace tres años entraron en un frenesí destructivo por que se sintieron ofendidos por unas caricaturas dibujadas por unos daneses.

Y es que en el fondo del asunto el punto es ese: si algo es sagrado para mi, ¿están obligados los demás a actuar como si fuese sagrado para ellos? El derecho a expresar libremente las ideas es algo más real, más tangible y más universal que cualquier símbolo: llamése Mahoma, la Virgen de Guadalupe, la bandera mexicana o la imagen de cualquier político.

Tu derecho a tener vacas sagradas termina en donde empieza mi derecho -y el derecho de todos- a expresar nuestras ideas libremente. Incluso cuando estas ideas tiendan a la sátira y a la burla. Especialmente cuando estas ideas tiendan a la sátira y a la burla. Cuando una sociedad entiende eso, comienza a ahorrarse una cantidad increible de problemas.

Me he desviado del tema de la semana pasada, que es la intromisión ilegal de el Instituto Federal Electoral en el intercambio de contenidos en internet. Desde que se introdujo la nueva legislación electoral muchos hemos advertido de las consecuencias negativas que esta tendría para la libertad de expresión. Un dia después de que se solicitara la remoción del video acerca de Fidel Herrera, Marco Gómez Alcántar, consejero del IFE, hizo una muy desafortunada declaración:

Por supuesto que está regulado. Las redes sociales están reguladas aquí y en China.

Quizás el señor Gómez Alcántar (marco.gomez@ife.org.mx) no esté muy enterado de la naturaleza de la regulación a las comunicaciones en China, ni del récord en materia de derechos humanos que tiene ese país. Quizás recordándole que en otros países como Myanmar, Cuba, Corea del Norte, Bielorrusia, Arabia Saudita o Irán también están reguladas las redes sociales le de un poco de perspectiva.

Confío en que haya sido más una desafortunada selección de palabras por parte del señor Gómez Alcántar. Sería aterrador pensar que en el IFE ven a China como modelo a seguir.

Ahora bien, no son sólo los políticos los que pueden resultar ofendidos durante las campañas políticas:

Cuando aparece un spot del PVEM representando a los ciudadanos como unos inútiles incapaces de salir adelante si no es por obra y gracia de la limosna que les pueda dar el gobierno yo podria decir que me siendo profundamente ofendido.

Cuando en la publicidad del PT y Convergencia nos pide creer ciegamente que estaríamos mejor con López Obrador, sin aportar un sólo dato para apoyar tal afirmación, yo puedo decir que están ofendiendo mi inteligencia -y estoy seguro que a la de muchos ciudadanos también.

Cuando en los spots del IFE se nos pide asumir sin protestar nuestro papel de funcionarios de casilla, afirmando que es nuestro deber, cuando en la práctica la reforma al COFIPE nos cerró a los ciudadanos las pocas puertas a la participación política independiente de que disponíamos, también podría afirmar que me siento ofendido.

Hay una palabra que a los políticos les gusta incluir en sus discursos, promesas, publicidad y demás demagogia: equidad. Pues bien, en el espíritu de la tan cacareada equidad, hay una idea que quiero promover:

  1. Los políticos pueden sentirse ofendidos fácilmente por cualquier contenido que aparezca en internet o que sea transmitida por radio o televisión, y en base a la indignación causada por esa ofensa pueden exigir que dicho contenido sea censurado.
  2. De acuerdo a la Constitución, todos los ciudadanos de este país -políticos o no políticos- tenemos los mismos derechos y somos iguales ante la ley.
  3. Por tanto, si un político puede hacer berrinche para que censurar cualquier contenido en los medios, los ciudadanos deberíamos de tener la oportunidad de hacer lo mismo.

Pero sabemos que desafortunadamente no es asi. La ley electoral contempla la censura cuando las ofensas van dirigidas a un candidato o a un partido. Dicho de otra forma, es una ley que hace distinción entre dos tipos de ciudadanos: los políticos que pertenecen a un partido político y tienen cierto grado de influencia, y el resto, y les otorga diferentes derechos.

Democracia no significa simplemente que gobierne el que más votos obtiene. Una verdadera democracia debe de permitir a los ciudadanos participar en política de manera independiente. Debe permitir la libre expresión de ideas para todos los ciudadanos -y eso incluye las ofensivas. Y sobre todo, debe de proporcionar las herramientas para vigilar a los políticos y hacerlos rendir cuentas.

Sin esos requisitos los partidos políticos no dejarán de ser feudos gobernados por una élite, y los legisladores y demás funcionarios no dejarán de ser lacayos al servicio de sus partidos.

La lucha no es izquierda contra derecha, ni PAN contra PRD. La verdadera lucha es la de los ciudadanos contra un sistema político desigual e ineficiente que consume una cantidad enorme de recursos sin devolver resultados..

Por que contrariamente a lo que dice el IFE, nuestra democracia NO crece.

4 comentarios en “Ofender es tu Derecho/Nuestra democracia NO crece

  1. Excelente como siempre Roland…concuerdo letra por letra.

    Saludos.

  2. Que chida lectura la de este post. Hilaste fino y dejaste muy claro un punto que muchos tienen confundido: el derecho a disentir (aunque sea con base en burlas) de las vacas sagradas es fundamental para cualquier democracia.

    A mí me da risa el autoensarte de los ofendidos que esgriman que uno es el intolerante cuando no aguantan vara de que uno se pitorree o critique sus ideas.

    Tu cierre de tu post también es muy cierto. Entre los fundamentalistas de izquierdas y derechas y un sistema pseudodemocrático, los ciudadanos que queremos participar críticamente en la toma de decisiones importantes no la tenemos fácil.

  3. O cuando el PAN te dice que no importa la violencia, pues el Estado nos protege contra las Drogas… eso también ofende la inteligencia de cualquier persona pensante.

    Sí, derecho a la libertad de expresión ajá sí, y qué hay de los periodistas muertos?, qué hay de la amnesia del señor De la Madrid?, qué hay de la intromisión de EEUU con Korea del Norte?… qué hay del embargo con Cuba?, ¿derecho de libertad?… vamos poniéndonos claros… LIBERTAD… ¿para quién? es utópico.

    Cuestión de educación dicen por ahí, y sí, la gente tiene la libertad y es ignorante… la gente tiene la libertad de “votar” y no piensa ni razona su voto, sólo sigue colores…. La masa no razona y muchos somos masa.

    “La verdadera lucha es la de los ciudadanos contra un sistema político desigual e ineficiente que consume una cantidad enorme de recursos sin devolver resultados”

    Amén.

  4. Hola que tal Roland, la verdad me encontré con tu blog por una búsqueda de internet y me quedé, esta muy bien los tópicos que tocas y me gusta el estilo de redacción, la verdad muy recomendable, concuerdo contigo en todo, pienso que antes de “enojarse” por que la bandera la usan como sarape de un luchador en el comercial de las hamburguesas deberían de dar mas y mejor empleo y la pluralidad que debemos (por ley) de gozar todos los ciudadanos. Un saludo y espero podamos intercambiar enlaces. Te dejo mi blog.

    Piensa y lee
    http://piensalee.wordpress.com/

Los comentarios están cerrados.