Las prioridades del embajador Eduardo Medina-Mora

El día de hoy nos despertamos con la noticia de que los conductores de Top Gear, un programa de televisión sobre automóviles transmitido por la BBC, hicieron mofa de ciertos estereotipos mexicanos, y que, en respuesta, el embajador mexicano en el Reino Unido y ex-procurador general de la república, Eduardo Medina Mora, envió una carta exigiendo que los conductores se disculparan públicamente por la ofensa.

Como un entusiasta de la comedia británica, debo decir que lo que dijeron los conductores de Top Gear no fue ingenioso, más bien pedestre, y mucho menos particularmente ofensivo. Por otro lado, conviene recordar que en cualquier programa cómico producido en México siempre habrá burlas a los gallegos, argentinos, estadounidenses, homosexuales, etcétera, y, hasta donde un servidor sabe, nunca ha habido una protesta formal de parte de los diplomáticos de estas naciones.

Pero este asunto tiene otra arista que no debería de pasar desapercibida: Eduardo Medina-Mora tiene sus prioridades espectacularmente jodidas.

El 10 de Marzo de 2010, hace casi un año, el New York Times reportaba que el gobierno del Reino Unido había notificado al gobierno mexicano acerca de la completa inutilidad de los “detectores moleculares” –dispositivos costosos, peligrosos y fraudulentos– que compañías británicas le habían (y le siguen vendiendo) a diversas autoridades mexicanas -incluyendo al ejército y la marina.

No soy un experto en el tema, pero no es descabellado suponer que una advertencia de las autoridades británicas a las mexicanas tendría que haber pasado por la embajada, o por lo menos haber sido del conocimiento del embajador Medina-Mora. En todo caso, la misma BBC ha transmitido y publicado notas acerca del peligroso fraude que representan estos dispositivos. Si Medina Mora o sus colaboradores están al pendiente de lo que se dice en Top Gear, un programa de entretenimiento, uno asumiría que también están al pendiente de lo que se dice en los programas informativos.

Entonces, ¿por qué Eduardo Medina-Mora parece más preocupado por una supuesta burla hacia los mexicanos que se hace en un programa sobre automóviles y no parece siquiera estar enterado de un asunto tan importante como lo es un fraude, perpetrado por compañías británicas, del que hemos sido víctimas los contribuyentes mexicanos, y que además pone en riesgo la vida de muchos ciudadanos?

Los conductores de Top Gear dijeron que el embajador mexicano seguramente usa su oficina principalmente para dormir. En realidad, es una suposición bastante razonable.

Anuncios