El Experimento del Limón: Día 1

Actualización: Continuamos con este tema en esta entrada.

Pues bien, como comentaba que lo haría en la entrada anterior, el dia de hoy fui al cine a ver HIM, Más Allá de la Luz. Consideré descargarla, pero ignoro si el supuesto efecto ‘conservador de limones’ del filme sería igual de efectivo si es reproducido en la computadora.

En cuanto al filme, por el momento sólo diré una cosa: si yo fuese uno de esos video-homes piratas que venden en los puestos ambulantes y que relatan las aventuras de narcotraficantes, traileros y cholos, me sentiría profundamente ofendido si me exhibieran junto a una copia de HIM, Más Allá de la Luz. Asi de mala es esta película.

Vamos al grano: hoy al medio día, antes de salir al cine, saqué dos limones del refrigerador. Ambos fueron comprados el mismo día y en el mismo sitio.

Esta es una foto de los dos limones, antes de iniciar el experimento:

A la izquierda, el límón A, o, de cariño, Sr. Cítrico. A la derecha, el limón B o limón de control, llamado afectuosamente Roland Jr. Veámoslos más de cerca.

Como pueden ver, ambos limones se encuentran en igual estado de conservación. Antes de salir para el cine coloque cada limón en una bolsa de plástico, dejé el limón B en mi casa y me llevé el limón A conmigo. Esta es una foto del limón A antes de comenzar la función:

El limón pasó poco más de hora y media en el posavasos, ‘viendo’ la película. Ignoro que tanto le gustó.

Este es el aspecto de ambos limones al final del día 1:

¿Qué es lo que sigue? Voy a colocar ambos limones en el mismo sitio, y sacaré fotografías que iré publicando periódicamente para ir comparando su estado de conservación.

Una aclaración final: hasta hoy he utilizado el termino ‘momificación’ para referirme a lo que supuestamente le pasa al limón al recibir las buenas vibras (jo jo) emanadas del bodrio en cuestión, ya que es la palabra que han utilizado sus promotores. Pero en realidad es una palabra equivocada: un limón no puede momificarse por que no es un cadaver. De forma que a partir de este momento usaré otras palabras que expresen mejor la idea: que el limón, supuestamente, se conservará sin entrar en estado de descomposición.