Venezuela cerca de convertirse en un estado policial

Uno de los inventos más mezquinos que nos dejaron los regímenes totalitarios del siglo pasado es la utilización de los ciudadanos con fines de espionaje doméstico. O dicho en otras palabras, utilizar la coerción en contra de los ciudadanos para obligarlos a espiar y delatar a sus vecinos o incluso a sus propias familias. Lo hicieron los nazis, lo hicieron los comunistas, y lo hizo Zombie-Castro a través de la Unión de Pioneros de Cuba (algo asi como las juventudes hitlerianas versión tropical).

Esta táctica es horrorosamente eficiente, pero al final el precio lo pagan los ciudadanos, quienes terminan sumidos en un insoportable ambiente de paranoia y desconfianza, a fin de proveer al gobierno de disidentes para poner como ejemplo, y de los siempre necesarios chivos expiatorios.

Pues bien, ahora Hugo Chávez da un paso más para convertir a Venezuela en un estado policial, al imponer una ley que castiga a los ciudadanos con cuatro años de prisión si se niegan a cooperar con los organismos de inteligencia del gobierno.

Me pregunto si este tipo de noticias llegan al país de fantasía donde viven la princesita Poniatowska y demás intelectuales progres de esos que se han sacado la foto con Chávez

Disturbios en Venezuela

Hoy un grupo de estudiantes marchó en Venezuela en contra de las reformas constitucionales que permitirán a Hugo Chávez perpetuarse en el poder de la misma forma que el zombie de La Habana.

Hugo Chávez los llamó Niños ricos, hijos de papá. Hablando de promover el odio de clases. Un dia antes, ante una multitud de seguidores uniformados de rojo celebró la creación de los Batallones Comandos Socialistas. Sus grupos de choque. Camisas rojas. En su kilométrico discurso el Mico Mandante dijo Lo que Chávez quiere es seguirle dando al pueblo el poder.

En la marcha de hoy hubo violencia. Grupos de personas leales al dictador atacaron a los estudiantes. Hubo balazos y heridos. Afortunadamente no ha habido muertos.

Todavía no, al menos.

Grupos de choque. Odio de clases. Camisas rojas. Un dictador hablando de si mismo en tercera persona. ¿Es que nadie puede ver lo terriblemente mal que está todo eso?

Me pregunto que pensará la princesita Poniatowska de este asunto.

Sobre el uso de la propaganda: buenas noticias desde Venezuela

Una de las principales razones por las que las doctrinas colectivistas han tenido éxito es que, al no tener buenos argumentos, siempre han recurrido a la propaganda. Y como consecuencia, siempre han tenido mejores propagandistas. En otras palabras, imágenes y slogans más efectivos.

Pero, ¿qué pasaría si enfrentamos la efectiva -pero vacía de ideas- propaganda de los izquierdosos, con una propaganda liberal, efectiva y que proponga buenas ideas?
Los de Bureaucrash lo han estado haciendo por algún tiempo. Y en Venezuela, un país en donde es peligroso disentir de la doctrina del primate en jefe, también hay quien lo está intentando:

Las demás imágenes aquí. Un saludo a la gente de la Organización por la Democracia Liberal en Venezuela. Les deseamos mucha suerte.